Despatriarcalizar para Vivir Bien

20090124040033Extracto del libro: “Prácticas y significados sobre la sexualidad en el pueblo chiquitano – Un abordaje necesario para la construcción del paradigma Vivir Bien”

 

Colectivo Rebeldía: Guadalupe Pérez Cabrera – Moira Rimassa Paz

Vivir Bien es una alternativa de desarrollo que surge como una propuesta anticapitalista, ante la convergencia de las diversas crisis que atraviesa actualmente el sistema capitalista y que afecta a la vida de las personas, los animales y la naturaleza.

El Vivir Bien que se busca implementar en Bolivia se sustenta en la armonía con la naturaleza y en el marco de los principios ancestrales de las culturas que habitan en el país. El artículo 8 de la Constitución Política del Estado establece que “El Estado asume y promueve como principios ético-morales de la sociedad plural: ama qella, ama llulla, ama sua (no seas flojo, no seas mentiroso ni seas ladrón), suma qamaña (vivir bien), ñandereko (vida armoniosa), teko kavi (vida buena), ivi maraei (tierra sin mal) y qhapaj ñan (camino o vida noble)”. Según Choquehuanca, Vivir Bien significa “buscar la convivencia en comunidad, donde todos los integrantes se preocupen por todos, respetar al otro implica saber escuchar a todo el que desea hablar sin discriminación, aceptar las diferencias y recuperar los saberes y conocimientos ancestrales sobre la alimentación, el trabajo, la producción y la convivencia colectiva”.

Este paradigma de desarrollo reivindica las formas y principios organizativos de la vida social para construir armonía entre la sociedad y la naturaleza, en el marco de los principios de reciprocidad, solidaridad y convivencia colectiva. “Vivir Bien implica el acceso y disfrute de los bienes materiales en armonía con la naturaleza y las personas. Es la dimensión humana de la realización afectiva y espiritual. Las personas no viven aisladas sino en familia y en un entorno social y de la naturaleza. No se puede Vivir Bien si los demás viven mal o si se daña la naturaleza”,(Ministerio de Desarrollo del Estado Plurinacional de Bolivia:2009).

Para vivir bien se requiere tomar en cuenta un elemento central que tiene que ver con la justicia social: la lucha contra el sexismo y el racismo. Las mujeres indígenas han incluido estos temas en los seminarios, congresos y talleres que se realizaron en América Latina desde 1992 (en Conmemoración de los 500 años de Resistencia Indígena, Negra y Popular) “que no es posible luchar+ contra la exclusión de los pueblos indígenas dentro de las sociedades nacionales, sin reconocer la exclusión de las mujeres al interior de las mismas comunidades indígenas” (Hernández 2005:2). En la misma perspectiva, las mujeres indígenas, rurales y urbanas en Bolivia, iniciaron también este proceso de reflexión colectiva, desde sus propias vivencias y experiencias de vida. Una de ellas plantea que Vivir Bien significa: “Decidir sobre nuestras maternidades, recuperar nuestras maternidades, recuperar nuestro cuerpo/territorio para una sexualidad sin fines reproductivos; erradicar la violencia de género dentro de nuestras familias, en nuestras comunidades, compartir el trabajo doméstico, (…) consolidar la educación de niños y niñas sin estereotipos, sin violencia de género ni opresiones étnicas” (Zabala 2010:3).

En efecto, no es posible hablar de Vivir Bien cuando las mujeres sufren algún tipo de violencia en la familia, la escuela o la comunidad. Tampoco cuando las niñas no tienen las mismas oportunidades y condiciones de desarrollarse igual que los niños. Peor aún, no se puede hablar de Vivir Bien cuando las mujeres tienen enajenado su cuerpo en función de los demás, de la comunidad, de la sociedad.

El modelo de Vivir Bien está en pleno proceso de construcción e implica asumir el desafío de enriquecerlo con el aporte de las mujeres, desde sus propias experiencias de vida, cosmovisión y espiritualidades. Ello implica “combatir el colonialismo y el racismo por ser los puntales que sustentan un patriarcado sexista que discrimina, excluye y oprime a las mujeres y nos niega la capacidad y reconocimiento de libertades reales, en igualdad de condiciones que a los hombres” (Campaña 28 de Septiembre, 2006).

 

También te podría gustar...