Prácticas de Derecho Indígena o prácticas de Derecho Romano. ¿Qué es mejor?


En los últimos días circuló una noticia en los periódicos, que dicen más o menos así:

La justicia comunitaria se encargará de los casos menores, mientras que la justicia formal tratará los demás casos, como asesinato, corrupción etc.

Me pregunto, ¿en qué criterio se basa esta opinión?

Sabemos que en la práctica la única la ley oficialmente aceptada en Bolivia es la ejercida por la justicia formal, de abogados, jueces, fiscales y Tribunales de justicia. Pero sabemos también que en realidad existen dos prácticas de aplicar justicia, las prácticas indígenas y originarias y las prácticas aplicadas desde la “ciencia” del Derecho Romano o la justicia formal.

Acá en Bolivia tenemos la suerte de poder comparar dos sistemas de justicia. (Esta suerte no tienen otros países, que tienen solamente un solo sistema de justicia).

Comparemos entonces para ver cuál de las dos es mejor, es decir cuál es más justa, pues se trata de justicia

Y creo que no hay donde perderse: Las prácticas de derecho indígena, la mal llamada justicia comunitaria, es mucho más justas.

He vivido muchos años en una comunidad del Altiplano, y me parecía que no había ninguna injusticia. Los casos se trataron en la asamblea mensual. Se actuó

  • con cautela y amplia discusión de toda la comunidad.
  • además con racionalidad y argumentos reales, no con argumentos jurídicos de tinterillos
  • Y sin posibilidad de corrupción, puesto que toda la comunidad estaba presente.

¿Qué aspectos negativos tienen estas prácticas para aplicar justicia?

Hay mucha tolerancia contra delitos pequeños, especialmente en perjuicio de la comunidad. Dos ejemplos:

En una ocasión un juez cobró la herencia de una señora sin descendientes en favor de la comunidad. Pero se quedó con el ganado, arguyendo que la comunidad todavía le debe.

En otra ocasión, un comunario se prestó calaminas de la comunidad para resolver una emergencia, pero nunca las devolvió, diciendo que lo hará si los otros comunarios también devuelven lo que deben.

También se presenta la situación de una defensa no justificada e intransigente cuando se trata de sus propios comunarios en caso de conflicto entre diferentes comunidades.

Finalmente la debilidad más grande que se puede observar es la falta de trato adecuado frente a crímenes como violación o violencia intrafamiliar.

Ahora veamos qué ventaja tienen las prácticas de la justicia formal.

La mayor ventaja sería las posibilidades de apelar una sentencia.

Pero ni este aspecto es ventajoso en el sistema de justicia formal, puesto que está plagado de operadores corruptos.

Veamos, por un lado, en las cárceles el 80% de los presos no están condenados, sino se encuentran recluidos en espera de su juicio, entonces que sentencia se puede apelar?

Por otro lado, no conozco ningún caso de una sentencia por corrupción. ¿Qué pasa acá? ¿No hay corrupción en Bolivia o falla el sistema de justicia? Obviamente pasa lo segundo: La justicia ordinaria no funciona.

Entonces ni la cualidad más importante de la justicia formal es ventajosa, sino resulta al contrario una práctica que no aplica justicia.

Realmente lo primero que uno observa es que hay muchas más falencias que aciertos:

La corrupción es tremenda. Tanto con los acusados como con los acusadores los operadores de todos los niveles lucran con cantidades de dinero. Y al final gana el que tiene más dinero y financieramente el ganador son los operadores de estas prácticas “de justicia”. En la justicia formal existe una injusticia tremenda por el hecho que fiscales y jueces son corruptos.

Las chicanas impiden cualquier intento que la justicia sea racional. Hace unos pocos días, las noticias públicas han informado que se ha dejado libre una persona que estaba acusada de múltiples asesinatos. ‘Por suerte’ esta persona siguió delinquiendo, y de esta manera está preso nuevamente, respondiendo a una acusación formal de 7 asesinatos!! Pero bajo este sistema de la justicia formal, no me sorprendería que salga libre una vez más.

La conclusión sobre esta situación es que se debe ampliar el marco de las prácticas del derecho indígena.

Pedro Brunhart

Pronto se tendra la información completa.

También te podría gustar...