Cambio climático y energía

Pese a que el clima de la Tierra siempre ha cambiado naturalmente, por primera vez ahora la actividad humana es la principal fuerza que afecta este proceso, con consecuencias potencialmente drásticas.

SciDev.net.
http://www.scidev.net/es/climate-change-and-energy/topic-introduction/in…

Pese a que el clima de la Tierra siempre ha cambiado naturalmente, por primera vez ahora la actividad humana es la principal fuerza que afecta este proceso, con consecuencias potencialmente drásticas.

Enormes volúmenes de combustibles fósiles in forma de gasolina, petróleo, carbón y gas natural se usan cada día, liberando dióxido de carbono. Esto, junto con otras emisiones generadas por la actividad humana, tales como el metano y el óxido nitroso, acentúan el ‘efecto invernadero’ natural que hace a la Tierra habitable. El dióxido de carbono es el más importante de los gases invernadero antropogénicos, con emisiones anuales que han aumentado en 80 por ciento durante el período 1970-2004.

Esta velocidad de cambio sin precedente está amenazando los sistemas sociales y ambientales, que no pueden ajustarse al mismo ritmo. En el mundo aumenta la ocurrencia de eventos meteorológicos cada vez más extremos, a veces con manifestaciones inesperadas, tales como las inundaciones en la región árida de Etiopía en 2007. El Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) dice que algunos cambios podrían ser repentinos e irreversibles. Un alza en los niveles del mar y extensas pérdidas en la biodiversidad son solo dos de una variedad de posibles impactos. Es probable que para los países en desarrollo sea más difícil contrarrestarlo, por tener menos capacidad técnica, económica e institucional para adaptarse.

Considerando el legado de emisiones de gases invernadero y el creciente consumo mundial de energía, un mayor calentamiento es inevitable.

Las medidas de mitigación para reducir el alcance del calentamiento global son cruciales. El Protocolo de Kyoto —el primer acuerdo internacional para afrontar el cambio climático— estipula que los países industrializados, históricamente responsables de la mayor cantidad de emisiones a la fecha, deben actuar primero para frenar las emisiones, dando tiempo a los países en desarrollo para que sus economías crezcan y aumenten el estándar de vida de sus habitantes. Pero también se reconoce que tarde o temprano las naciones en desarrollo tendrán que actuar. El IPCC predice que las emisiones de los países en desarrollo —lideradas por economías que se están industrializando rápidamente, como las de Brasil, China e India— excederán a las de los países desarrollados durante la primera mitad de este siglo.

Es necesario planificar políticas de energía y clima, por un mundo con una huella de carbono menor, así como para la senda económica de cada nación.

Los puntajes para diversas medidas están en discusión, tales como compensaciones a países que renuncien a la tala de bosques, incentivos tributarios para tecnologías de baja emisión, el uso de energía nuclear y el desarrollo de nuevas fuentes de energía.

Pero el surgimiento de los biocombustibles como una posible alternativa al petróleo en el transporte muestra cuán complejos son los asuntos y subraya la necesidad de mucha más investigación. Inicialmente, muchos generadores de políticas abogaron por los biocombustibles como indudablemente beneficiosos. Gradualmente, sin embargo, los investigadores comenzaron a mirar más de cerca e individualmente cada biocombustible y a hacer evaluaciones del ciclo de vida de sus costos y beneficios, no solo en términos de emisiones de carbono, sino también de su impacto en otras áreas de la vida, tales como el precio de los alimentos y el consumo de agua.

La adaptación al cambio climático es tan importante como la mitigación. Esto es particularmente aplicable en países en desarrollo, escasos en capital y habilidades, y ya luchando por generar crecimiento económico y proveer servicios como atención médica, además de vulnerables a los eventos meteorológicos extremos pronosticados por el IPCC. Un reciente informe de este Panel mencionaba áreas particularmente en riesgo de ser afectadas por el cambio climático, como África, islas pequeñas, megadeltas asiáticos y africanos y el Ártico.

Cualquiera sean las acciones que se tomen, el IPCC dice que todos los escenarios de la estabilización climática indican que entre el 60 y el 80 por ciento de la reducción en las emisiones provendrá de fuentes de energía y de su uso y de procesos industriales, “con la eficiencia energética jugando un rol clave en muchos escenarios”.

Este portal temático reúne noticias y artículos en profundidad, análisis de contexto y opiniones que destacan importantes aspectos de este desafío.

El mérito de este portal de información yace enteramente en su utilidad para nuestros lectores, razón por la cual aceptamos sus sugerencias para mejorar su contenido.

También te podría gustar...