La UIP convoca al mundo a debatir sobre el «Buen Vivir» y nueva «gobernanza»

La-UIP-convoca-al-mundo-a-debatir-sobre-el-Buen-Vivir-y-nueva-gobernanza(EFE).- La Unión Interparlamentaria (UIP), que concluyó hoy en Quito su 128 Asamblea, convocó al mundo a debatir sobre el «Buen vivir» y la «gobernanza democrática» como pilares de un nuevo modelo de desarrollo equitativo y ambientalista.

Más de 1.200 delegados de 126 países del mundo se dieron cita en la capital ecuatoriana desde el pasado viernes para discutir sobre los paradigmas del desarrollo y la situación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas, que concluye en 2015.

El «Buen vivir» fue el lema de la reunión, planteado por Ecuador como anfitrión de la cita y que busca «nuevos enfoques, nuevas soluciones» para cambiar el modelo de «crecimiento sin fin» a un «desarrollo con fines».

El comunicado final de la cita, al que Efe tuvo acceso, plantea que «el desarrollo sostenible se encuentra actualmente en una encrucijada» y que el modelo de consumo y producción incesante ya no da respuestas al desafío del bienestar, pues se ha convertido en «parte del problema».

«Un fuerte crecimiento no conduce necesariamente al desarrollo humano y a la felicidad», señala el documento y sugiere que con «unas políticas sociales debidamente equilibradas, es posible mejorar el bienestar general, incluso con tasas de crecimiento económico reducidas».

Además, señala que es «imperativo erradicar las desigualdades de género», recuerda que en numerosos países existen leyes discriminatorias y asegura que la violencia contra las mujeres «sigue siendo omnipresente».

La UIP considera que los Estados deben ser capaces de «medir el bienestar nacional sin tomar como única referencia el Producto Interior Bruto» sino, sobre todo, «el progreso social y ambiental».

Revisar el modelo económico actual supone para la UIP la adopción de nuevas «políticas distributivas para repartir la riqueza y las oportunidades de manera más uniforme a fin de hacer más viables las economías y de reforzar el bienestar».

El justo equilibrio entre el sector privado y el público, así como entre la competencia y la cooperación, deben ser signos de ese nuevo camino hacia el desarrollo, sostiene el texto de la UIP que será repartido a los parlamentos de todo el mundo.

También señala que la búsqueda del bienestar y el progreso humanos «requerirá el establecimiento de un nuevo contrato social, basado en una visión del planeta y de las personas como activos que hay que preservar y cuidar».

«El principio rector del Buen vivir debe ir emparejado con el concepto africano de Ubuntu, según el cual el éxito de un individuo depende del éxito de toda la comunidad», agrega el documento final de la 128 Asamblea de la UIP.

Remarca que para cumplir con estos objetivos «se requiere una mayor cooperación mundial» y considera que «los países desarrollados tienen una mayor responsabilidad con respecto a la consecución del desarrollo mundial sostenible y la erradicación de la pobreza extrema».

La UIP habla también de «un tipo diferente de globalización» que se base en la «solidaridad y la cooperación», con políticas destinadas a «reducir el excesivo poder, tanto económico como político, de las empresas trasnacionales y los conglomerados financieros».

Reclama también una mayor participación de grupos vulnerables (mujeres, jóvenes, indígenas y pobres) en la toma de decisiones.

«No puede haber verdadera prosperidad sin respeto a los valores universales de la democracia, el estado de derecho y los derechos humanos», agrega el informe final de la 128 Asamblea.

Sugiere, asimismo, que el concepto de la «gobernanza democrática» se incluya entre «los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible», que Naciones Unidas prevé formular en lugar de los «Objetivos de Desarrollo del Milenio» que finalizan en 2015.

También se aprobaron documentos sobre «comercio justo» y «mecanismos de financiamiento innovadores para el desarrollo sustentable», así como el uso de medios y redes sociales, para mejorar la participación democrática de la ciudadanía.

Finalmente, la UIP considera que «la institución parlamentaria es la piedra angular de toda la arquitectura de la gobernanza democrática», por lo que se la debe «reforzar en todo el mundo».

También te podría gustar...