¿Autonomía de los pueblos indígenas, sí o no?

 

 

El Financiero.- Después de 19 años de su ‘guerra’, declarada el 1 de enero de 1994 contra el gobierno federal, los indígenas chiapanecos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) realizaron manifestaciones silenciosas el viernes 21 de diciembre de 2012 en Ocosingo, Altamirano, San Cristóbal y Las Margaritas para demostrar la vigencia de su lucha.

 

Diez días más tarde, el lunes 31, el autodenominado ‘subcomandante’ -subcomediante, según los malosos-, líder de la insurrección indígena, reapareció también para enviar tres comunicados dirigidos a la clase política y a la clase gobernante, que pueden resumirse en dos palabras: ‘Seguimos aquí’. En sus escritos, el fantasmal Rafael Sebastián Guillén Vicente, mejor conocido por su seudónimo de ‘Marcos’, criticó a los partidos políticos; a los gobiernos federales, estatales y municipales; a los poderes ejecutivos, legislativos y judiciales de los estados y de la Federación, y a los medios de comunicación.

 

En uno de los comunicados, Marcos emplazó al nuevo gobierno de Enrique Peña Nieto:

 

“Queda entonces decidir si reincide en la política contrainsurgente que sólo ha conseguido una endeble simulación torpemente sustentada en el manejo mediático, o reconoce y cumple sus compromisos elevando a rango constitucional los derechos y la cultura indígenas, plasmados en los Acuerdos de San Andrés, firmados en 1996 por el gobierno de Ernesto Zedillo.”

 

Un párrafo, dirigido a los priistas de regreso en el poder federal, resume la posición del líder:

 

“Después del golpe de Estado mediático que encumbró en el Poder Ejecutivo federal a la ignorancia mal disimulada y peor maquillada, nos hicimos presentes para hacerles saber que si ellos nunca se fueron, tampoco nosotros.”

 

¿Por qué importan los Acuerdos de San Andrés? Porque el 16 de enero de 1996 el gobierno federal y el EZLN firmaron en el municipio de San Andrés Larráinzar, Chiapas, un documento que en una de sus partes contiene un Pronunciamiento Conjunto que incluye el compromiso del gobierno federal con los pueblos indígenas para que la Constitución garantice su autonomía:

 

“El Estado debe promover el reconocimiento, como garantía constitucional, del derecho a la libre determinación de los pueblos indígenas que conservan sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas, o parte de ellas. El derecho a la libre determinación se ejercerá en un marco constitucional de autonomía asegurando la unidad nacional. Podrán decidir su forma de gobierno interna y sus maneras de organizarse política, social, económica y culturalmente. El marco constitucional de autonomía permitirá alcanzar la efectividad de los derechos sociales, económicos, culturales y políticos con respeto a su identidad.”

 

¿Autonomía de los pueblos indígenas, sí o no? He ahí el dilema que los Acuerdos de San Andrés resolvían con el sí pero que el gobierno de Ernesto Zedillo resolvió con el no, a pesar de que el documento fue firmado por su representante, el comisionado para la Paz en Chiapas, Marco Antonio Bernal. Después, Fox y Calderón también congelaron los Acuerdos.

 

Ahora, el turno es del actual presidente de la República, presionado por el EZLN que reapareció en el escenario para exigir al gobierno federal que honre la firma que selló los compromisos asumidos. La pelota está en la cancha de Enrique Peña Nieto: autonomía indígena, sí o no.

 

Por lo pronto, el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, dijo ayer al respecto: Las comunidades y los pueblos indígenas son uno de los temas más importantes de nuestra agenda pública, ya que muestran en su diversidad ese México profundo que exige soluciones, que requiere de respuestas inmediatas. En este sentido, generaremos mecanismos para atender, entre otros temas relevantes, la deuda histórica con los pueblos indígenas. Los pueblos y las comunidades indígenas son diversos y dan cuenta de la riqueza de una nación pluricultural. Por ello, todas las voces y alternativas de solución deben ser analizadas y atendidas.

 

Hay que saldar la deuda social con regiones y comunidades, mediante una política permanente de diálogo. Para ser eficaces, trabajaremos con una visión de conjunto que dé respuestas puntuales a demandas como la de los pueblos indígenas. Una de las tareas centrales del gobierno de la República es la de generar políticas públicas que construyan fundamentalmente equidad. Hay que lograr que los pueblos indígenas ejerzan, en la práctica, los mismos derechos y oportunidades que el resto de los mexicanos.

 

¡A ver si es cierto!, exclaman los indígenas.

 

Agenda previa

 

La agenda de reformas que presentaron los honorables integrantes del Consejo Rector del Pacto por México -con cronograma y toda la cosa- es una interesante carta de intención (de buena intención), un apreciable ejercicio de propósitos de año nuevo, pero no deja de ser, simple y sencillamente, un documento lleno de palabras… palabras… palabras, apuntan los observadores políticos escépticos.

 

No hay que echar las campanas al vuelo, advierten, porque los mexicanos estamos acostumbrados a sufrir reiterados desengaños y decepciones por parte de la ‘clase política’ que no se ha cansado de vernos la cara de perplejos. Nuestra historia está llena de planes, pactos, acuerdos, alianzas, compromisos y negociaciones que han servido para puras vergüenzas. Lo prudente y sensato será analizar con lupa cada uno de los compromisos de los firmantes del Pacto, y comparar en su oportunidad -de acuerdo con las fechas que el propio documento establece- si lo dicho se cumple con lo hecho. En ocasiones como esta hay que repetir en voz alta el sabio refrán campirano: “El que se quema con leche, hasta al jocoque le sopla”.

 

Lo que sí resultó de risa loca fue la Carta Abierta que los pactistas enviaron a los ‘apreciables maestros’, con el propósito de “compartirles información relevante acerca de las reformas que se están haciendo al Artículo Tercero Constitucional”.

 

¿Compartirles información? ¿No sería mejor para el debido proceso de la Reforma Educativa y más respetuoso de la condición profesional de los ‘apreciables maestros’, que algunos de los pactistas se reunieran con ellos y con sus dirigentes y dialogaran acerca del asunto? ¡No le saquen!

 

‘Pues no le metan’, reclama un observador bisoño, nervioso y temeroso.

También te podría gustar...