Monedas Locales: Una herramienta convivial para facilitar el Vivir Bien

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Pedro Brunhart dice:

    Acá una entrevista la cual demuestra que la moneda que se oxida tiene otra propiedad muy positiva: Se invierte el dinero en objetos duraderos y no en chatarras, que producen el deterioro del medio ambiente.

    Monedas Locales. Madre Tierra, Don, comunidad. Cambio de paradigma monetario
    Entrevista a Bernard Lietaer por Sarah von Gelder

    SvG. ¿Por qué pone Ud. tanta esperanza en el desarrollo de monedas alternativas?
    BL. El dinero es como un anillo metálico que nos hemos colocado en la nariz. Nos hemos olvidado que nosotros fuimos los que lo diseñamos y, ahora, el nos está llevando donde le da la gana. Creo que ya es tiempo de imaginarnos donde queremos ir y, en mi opinión, deberíamos encaminarnos hacia la sustentabildad y hacia la comunidad y, para ello, debemos diseñar un sistema monetario que nos lleve hacia esas metas.
    SvG. Entonces ¿Ud. diría que el diseño del dinero es, en realidad, la raíz de mucho de lo que ocurre o no ocurre, actualmente, en la sociedad?
    BL. Así es. Mientras los textos de Economía sostienen que las personas y las empresas están compitiendo por mercados y recursos, yo sostengo que, en realidad, están compitiendo por dinero, usando a los mercados y a los recursos para hacerlo. Por lo tanto, el diseño de un nuevo sistema monetario, en realidad, significa rediseñar el objetivo hacia el cual se orienta gran parte del esfuerzo humano. Más aún, creo que la codicia y la competencia no son resultado de un temperamento humano inmutable, constitutivo. He llegado a la conclusión de que la codicia y el miedo a la escasez, en realidad, están siendo continuamente creados y amplificados, como consecuencia directa del tipo de dinero que estamos utilizando. Por ejemplo, podemos producir alimento más que suficiente para alimentar a todo el mundo y existe trabajo suficiente para todos en el mundo, pero, claramente, no existe el dinero suficiente para pagar por todo ese trabajo. La escasez está en nuestras monedas nacionales. En realidad, la tarea de los Bancos Centrales es crear y mantener esa escasez de divisas y la consecuencia de ello es que entonces tenemos que pelearnos los unos con los otros a fin de sobrevivir.
    El dinero se crea cuando los bancos hacen préstamos Cuando un banco entrega la suma de cien mil dólares con una hipoteca, en realidad lo que el banco está creando es el dinero principal e inicial, o sea los 100.000 que Ud. gasta y que, entonces, hace circular la economía. Pero el banco cuenta, en realidad, con que Ud. devolverá 200.000 dólares en los próximos veinte años. Ahora bien, el banco no crea esos segundos 100.000. Eso singinifica que, al contrario, el banco lo manda a Ud. al duro mundo para que se pelee contra todos y le traiga esos segundos 100.000 dólares.
    SvG. Entonces eso quiere decir que unas personas tienen que perder para que otras ganen. O sea, que ¿otras personas tienen que sacar de sus cuentas de manera que otros consigan el dinero necesario para pagarle los intereses?
    BL. Así es. Todos los bancos están haciendo exactamente eso, cuando prestan el dinero que tienen. Por eso son tan importantes las decisiones tomadas por los Bancos Centrales como la Reserva Federal de EEUU. Un alza significativa de las tasas de interés, automáticamente, determina una proporción muy alta de necesarias quiebras. En realidad, eso quiere decir que cuando el banco verifica su credibilidad, realmente, lo que está chequeando es cuán capaz es Ud. de competir y vencer a otros jugadores. En otras palabras, cuán capaz podrá llegar a ser de extraer esos segundos 100.000 dólares, que el banco nunca creó y que, de fracasar en este juego, le hará perder su casa o cualquier otro patrimonio colateral que Ud. tendrá que resignar.
    SvG. ¿Esto también influencia la tasa de desempleo?
    BL. Seguramente. Esto es un factor mayor, pero aún hay más que agregar. Cada vez mas, las tecnologías de la información permiten que se logre un crecimiento económico sin un aumento del empleo. Creo que estamos viviendo una de las últimas etapas o períodos orientados por el empleo. En EEUU, en este momento, como dice Jeremy Ryfkin en su libro El fin del trabajo: los empleos no van a estar más, ni siquiera en las buenas épocas.
    Un estudio hecho por la Federación Metalúrgica Internacional, en Ginebra, predice que, dentro de los próximos treinta años, sólo el dos o tres por ciento de la población mundial será capaz de producir todas las necesidades del planeta. Aunque multipliquemos todo esto por un factor de diez, la pregunta es ¿qué hará entonces el 80 % de la humanidad?
    Mi pronóstico es que las monedas locales serán una herramienta de mucha importancia para el diseño social del siglo XXI, aunque nomás fuera por otra razón que el empleo. Yo no sostengo que esas monedas locales estén llamadas a reemplazar o que reemplazarán a las monedas nacionales. Por eso las llamo monedas complementarias. Las monedas nacionales, que generan competencia, seguramente jugarán un rol en el mercado global competitivo. Ahora bien, pienso que las monedas locales complementarias son mucho más adecuadas para desarrollar las economías locales y cooperativas.
    SvG. ¿Cree Ud. que estas economías locales proveerán una forma de empleo que no será amenazada con la extinción?.
    BL. Al menos en una primera etapa, esto es correcto. En Francia existen, actualmente, una trecientas redes de intercambio local llamadas SEL, sal, que viven literalmente del grano de sal, y son sistemas que se desarrollaron cuando los niveles de desempleo alcanzaron el 12 %, para facilitar los intercambios de diversos tipos de productos y servicios, desde la renta hasta la producción orgánica. Pero también es cierto que, en algunos lugares, se trata de un movimiento bastante desarrollado, como en el sudeste de Francia, en Ariege, donde existe un movimiento bastante importante de personas que no sólo comercializan quesos, frutas, tortas y otros productos, cada quince días, sino también servicios de plomería, peluquería, clases de navegación a vela o clases de inglés y, en este circuito, sólo son aceptadas las monedas locales.
    Las monedas locales crean trabajo y creo adecuado, entonces, hacer la distinción entre trabajo y empleo. Empleo es lo que se hace para vivir; en cambio trabajo es algo que se hace porque a uno le gusta. Desde luego, espero que los empleos se vuelvan crecientemente obsoletos, pero aún existe un fascinante trabajo infinito para ser hecho.
    En Francia encuentras personas que ofrecen clases de guitarra por clases de alemán y ninguno paga en Euros. Lo que es hermoso, en cuanto a la moneda local, es que cuando las personas crean su propia moneda, no necesitan crearla en base al factor de escasez y no necesitan tener monedas de ningún otro lugar, para poder hacer el intercambio con un vecino.
    Otro ejemplo clásico es el de Time Dollar, de Edgard Kahn. Significa que mientras exista un acuerdo, entre dos personas, sobre una transacción, usando time dollars, ellos ya crearon el dinero en el proceso mismo del acuerdo. No existe, por lo tanto, escasez de moneda y eso tampoco significa que exista una cantidad infinita de esa moneda. Lo que no existe es una escasez artificial del dinero, que es lo que los bancos crean permanentemente. En vez de empujar a unas personas contra las otras, este sistema las impulsa a cooperar entre sí.
    SvG. Ud. está sugiriendo que la escasez no necesita ser un principio de gula de nuestro sistema económico. ¿Pero no es la escasez fundamental a la economía, especialmente en un mundo de recursos limitados?
    BL. El análisis de esta cuestión se basa en un trabajo de Carl Gustav Jung, porque fue el único que construyó un marco de abordaje desde la psicología colectiva. Y el dinero es un fenómeno de psicología colectiva. El concepto clave de Jung es que el dinero es un campo emocional que moviliza a las personas, individual o colectivamente, en una particular dirección. Jung demostró que siempre que un arquetipo particular es reprimido, dos tipos de sombras emergen, que son polaridades la una de la otra.
    Por ejemplo, si el ser superior, correspondiente al rol de rey o reina, es reprimido, yo me comportaré, ora como un tirano ora como un cobarde. Esas dos sombras están conectadas, una a la otra, a través del miedo. Uno es, así, tirano por miedo a parecer débil, mientras que el débil tiene miedo de aparecer como tirano. Sólo alguien sin miedo, de esas dos sombras, puede corporizar el arquetipo del Soberano.
    Ahora bien, si aplicamos este marco a ese fenómeno, tan bien documentado, de la represión del arquetipo de la Gran Madre, veremos que ese arquetipo ha sido violentamente reprimido en Occidente, al menos durante 5.000 años, comenzando con las invasiones indoeuropeas, reforzadas luego por la cosmovisión judeocristiana, antidiosa, y, culminando, con tres siglos de cacerías de brujas a lo largo de la era victoriana.
    Si existe, entonces, la represión de ese arquetipo, en esa escala, y por ese período de tiempo, las Sombras se manifiestan de una manera muy poderosa en la sociedad.
    Después de 5.000 años, las personas consideran el comportamiento de las Sombras como normales. Por tanto, la pregunta que yo me hago es muy simple: ¿cuáles son las Sombras del arquetipo de la Gran Madre?. Y me respondo proponiendo que estas Sombras son la codicia y el miedo a la escasez. Así, no es sorprendente que en la época victoriana, en el clímax de la represión de la Gran Madre, un maestro de escuela escocés, llamado Adam Smith, observara mucha codicia y escasez alrededor suyo, asumiendo que ese era el modo “normal” como operaban las sociedades civilizadas. Adam Smith creó, así, la economía moderna, que puede ser definida, desde ese enfoque, como una manera de distribuir o administrar los recursos a través del mecanismo individual y personal de la codicia.
    SvG. Entonces, si la codicia y la escasez son las Sombras ¿cuál es el arquetipo de la Gran Madre, o mejor, qué representa el arquetipo de la Gran Madre en economía?.
    BL. Primero, sería importante distinguir entre la diosa, que representa todos los aspectos de lo divino como de la Gran Madre que, específicamente, simboliza el planeta Tierra, la fertilidad, la naturaleza y el flujo de la abundancia en todos los aspectos de la vida.
    Alguien, que asimiló el arquetipo de la Gran Madre, confía en la abundancia del universo. Sólo cuando falta confianza en uno mismo, es cuando, a todo precio, tener una gran cuenta bancaria, es el mayor valor aspirado. El primer hombre que acumuló una serie de cosas, como protección contra la incertidumbre del futuro, automáticamente tuvo que empezar a defender su botín contra la envidia y las necesidades de otros. Si una sociedad tiene miedo a la escasez, crea un ambiente en el cual se manifiestan buenas razones para vivir en el miedo de la escasez y eso es lo que se llama una profecía de autocumplimiento.
    También es cierto que hemos estado viviendo, durante un largo período de tiempo, creyendo que era necesario crear escasez para crear valor. Si bien eso puede ser válido en algunos dominios extrapolados a otros, como lo hemos hecho, puede ser absolutamente artificial. Por ejemplo, no existe nada que nos impida distribuir gratuitamente toda la información. El costo marginal de distribuir información, actualmente, es prácticamente nulo; sin embargo, inventamos copyrights y patentes, de manera de tratar de mantener la información escasa. Así, es el miedo a la escasez el que crea la codicia y la acumulación que, a su vez, crea (en otra parte) la escasez a la que se temía. Mientras a su lado, las culturas que corporizan a la Gran Madre están basadas en la abundancia y la generosidad.
    SvG. ¿Estas ideas están desarrolladas por Ud. en el concepto de comunidad?
    BL. En realidad, mi definición es etimológica. El origen de la palabra comunidad viene del latín munus que quiere decir don, regalo y cum que quiere decir juntos: juntos uno con otro es lo que comunidad significa literalmente, regalarse unos a otros. Por lo tanto, defino comunidad como un grupo de personas que da la bienvenida y honra mis regalos, de quienes yo espero, razonablemente, recibir regalos en retorno, a cambio, de vuelta…
    SvG. ¿Y las monedas locales pueden facilitar este intercambio de regalos?
    BL. La mayoría de las monedas locales, que yo conozco, comenzaron con el propósito de crear empleo. Pero existe un grupo creciente de personas que están empezando experiencias de monedas locales, específicamente, para crear comunidad. Por ejemplo, yo me sentiría muy raro llamando a mi vecino, que tengo en el valle, diciéndole: “Me di cuenta que Ud. tiene un montón de peras en su árbol ¿puedo tomar algunas?”. Yo me sentiría, inmediatamente, con la necesidad de ofrecerle algo a cambio. Pero si voy al supermercado y ofrezco mis dólares escasos, es mucho más fácil y mucho más cómodo, porque, simplemente, voy al supermercado. Y terminamos no usando las peras del vecino.
    Ahora, si tengo monedas locales, no tengo ninguna escasez del medio de intercambio y entonces, comprarle las peras a mi vecino, puede volverse una gran excusa para la interacción. En Tahoma Park, Meryland, Olaf Eliberk comenzó con una moneda local para facilitar ese tipo de intercambio dentro de la comunidad y todos los participantes concuerdan que eso es lo que ha ocurrido desde entonces.
    SvG. Esto plantea entonces la cuestión de si las monedas locales pueden también significar un medio para que las personas puedan satisfacer sus necesidades básicas, como alimentación y alojamiento, o si éstas deben seguir siendo satisfechas por el mercado competitivo.
    BL. Hay muchas personas a las que les encanta la jardinería, pero que no pueden vivir de la jardinería en un mundo competitivo. Ahora bien, si un jardinero está desempleado y yo estoy desempleado, en la economía formal, los dos deberíamos morirnos de hambre. Sin embargo, con las monedas complementarias, él puede cuidar mi jardín y hacer crecer mis lechugas y yo pagarle en moneda local, proveyendo con otro servicio a otra persona que lo necesite. Es así como las Horas de Ithaca, NY, son aceptadas en el mercado local. Los granjeros usan entonces la moneda local para pagar a alguien que los ayude con la cosecha o para reparar algunas cosas en la casa; otros aceptan esas Horas para pagar la renta, particularmente si ellos no están afectados por cuotas de hipotecas que deben ser pagadas en dólares escasos.
    Cuando tienes la moneda local, rápidamente se vuelve claro qué es local y qué no es local. Por ejemplo, un supermercado grande aceptará sólo dólares, porque sus proveedores están en Hong Kong, Singapur o Kansas City; pero el supermercado local de Ithaca acepta Horas y dólares. Usando monedas locales, uno puede crear un camino en dirección hacia la sustentabilidad local
    Las monedas locales también proveen, a la comunidad, algunas protecciones contra las alzas de precio y los vaivenes de la economía global.
    SvG. Ud. que ha estado en el negocio del monitoreo y el diseño del sistema financiero global ¿por qué cree que las comunidades deben estar aisladas de esos vaivenes?
    BL. Ante todo, hay que decir que el sistema monetario oficial, actual, no tiene ya casi nada que ver con la economía real. Sólo para darle una idea. Las estadísticas de 1995 indican que el volumen de moneda intercambiada, a nivel global, es de 1,3 trillones por día. Esto es 30 veces más que el producto bruto diario de los países desarrollados de la OECD en su conjunto. El producto bruto interno de los EEUU es movido, en el mercado global, cada tres días. De este volumen total, sólo dos o tres por ciento tienen que ver con transacciones reales. Las restantes toman lugar dentro del cibercasino especulativo global. Eso significa que la economía real ha sido relegada a ser una mera capita de cobertura de la torta de especulación. Es el reverso de lo que era hace dos décadas atrás.
    SvG. ¿Cuáles son las implicancias de este hecho y qué significa, para aquellos que no están haciendo transacciones a través de las fronteras internacionales?
    BL Por un lado, está muy claro que el poder se ha desplazado de los gobiernos a los mercados financieros. Cuando un gobierno hace algo que no le gusta a los mercados (como los británicos en 1991, los franceses en 1994 o los mexicanos en 1995), nadie se sienta la mesa y les dice: “Uds. no deberían hacer eso porque…”. Ocurre otra cosa que es mucho más fácil: una crisis monetaria se manifiesta con aquella moneda. Así, unos cientos de personas, que no fueron elegidas por nadie y que no tienen ninguna responsabilidad colectiva sobre nada, como son, por ejemplo, los fondos de pensión o tantas otras cosas, son los que deciden. Y así sigue entonces el proceso…
    SvG. Ud. también habló de la posibilidad de una explosión en este sistema…
    BL. Así es. Yo veo, ahora, un cincuenta por ciento de probabilidad que eso ocurra en los próximos 5 o 10 años. Muchas personas dicen que es el 100 % esta posibilidad y que el horizonte es mucho más cercano. Jorge Soros, que trabajó especulando con monedas, concluyó que la inestabilidad es acumulativa, así que el quiebre de la libre fluctuación de moneda está absolutamente garantizado. Joel Kurtzman, ex editor del Harvard Busines Review, pone en su último libro el siguiente título: La muerte del dinero y pronosticó su colapso inminente debido a la locura especulativa…
    Sólo para ver cómo esto podría ocurrir, imaginemos que las reservas de todos los Bancos Centrales de la Unión Europea, representan alrededor de 640 billones de u$s. Así, en una situación de crisis, si todos los bancos centrales decidieran trabajar juntos (y si todos decidieran usar todas sus reservas, lo que tampoco ocurre jamás), ellos tendrían fondos para controlar sólo la mitad del volumen de un día normal de comercio. Esta sería una ocasión normal. En un día de crisis, este volumen podría duplicar o triplicar y las reservas de los bancos centrales no duraría mas de dos o tres horas… .
    SvG. ¿Y cuál sería la salida entonces?
    BL. Si esto ocurriera de repente, estaríamos en un mundo muy diferente. En 1929, el mercado de acciones quebró, pero se mantuvo el patrón oro. Por eso, el sistema monetario se sostuvo. Ahora estamos lidiando con algo que es mucho más fundamental. El único caso, que conozco, es el del Imperio Romano, que terminó con la moneda romana. Eso fue en un tiempo que tomó casi un siglo y medio para que el quiebre se desparramara por todo el imperio. Ahora, esto mismo tomaría sólo algunas horas.
    SvG. ¿Así las monedas locales podrían proveer alguna forma de resistencia para la comunidad que podría ayudarla a sobrevivir en una situación de quiebre de las monedas o algún otro quiebre internacional? Ud. también mencionó que las monedas locales podrían promover sustentabilidad: ¿cuál es la conexión?
    BL. Para comprender eso, es necesario ver la relación que existe entre las tasas de interés y las maneras que operamos en relación al futuro. Si yo pregunto ¿Ud. quiere cien dólares ahora o cien dólares dentro de un año? La mayor parte de las personas querría el dinero ahora, simplemente porque deben depositar ese dinero sin riesgo en una cuenta bancaria y tener ciento diez dólares un año más tarde. Otra manera de decirlo es que si yo te ofrezco cien dólares, dentro de un año sería equivalente a ofrecerte noventa hoy; el descuento que se hace en relación al futuro está referido como descuento por dinero al contado. Por ejemplo, si pago al contado, en general, siempre nos dan diez por ciento menos en una cuenta; por ello es el caso de ofrecer pagar con tarjeta o con cheque a veces. Eso significa que, en el sistema monetario corriente, tiene sentido cortar árboles y poner el dinero en el banco, porque el dinero en el banco va a crecer más rápido que los árboles. Eso hace que tenga sentido ahorrar dinero construyendo casas pobremente aisladas térmicamente, porque el costo del ahorro de la energía en la casa es más bajo que aislarlas.
    Debemos diseñar un sistema monetario que haga exactamente lo opuesto de lo que se da actualmente. Es lo que yo llamo de carga de largo plazo, un concepto desarrollado por Silvio Gesell, hace alrededor de un siglo: su idea era que el dinero es un bien público, como el teléfono o el transporte de colectivo y que nosotros sólo deberíamos pagar una tasa por usarlo. En otras palabras, crearíamos una tasa de interés negativo en vez de positivo.
    Sería así: si yo le doy un billete de cien dólares y digo que dentro de un mes tiene que pagar un dólar para que el billete siga válido, ¿Ud. que haría? Supongo que trataría de usarlo o invertir en algo más, para no “perder” ese dólar. Exactamente esa es la función del dinero: sólo es bueno cuando circula. En el sistema Gesell, las personas deberían usar el dinero como un medio de intercambio, pero no como reserva de valor. Eso crearía trabajo, encausaría la circulación y podría invertirse en el sistema de incentivos de corto plazo. En vez de cortar árboles para poner el dinero en el banco, lo que Ud. haría es invertir su dinero en árboles vivientes o instalar calefacción o aislamiento en madera para su casa.
    SvG. ¿Esto ya fue experimentado?
    BL. Existen sólo tres períodos en los cuales he encontrado esto. En Egipto clásico, en el medioevo europeo y hace algunos años en la década de los años Treinta. En el Egipto antiguo, cuando se acumulaba grano, se recibía un bono que era intercambiable y se transformaba en una especie de moneda; si volvías un año mas tarde, con diez “monedas” podrías obtener nueve veces esa cantidad de trigo, porque las ratas habían comido algo y los guardias, que habían mantenido el sistema, debían ser pagados, etc. Entonces, esa cantidad de diez piezas era sostenida a una tasa negativa, o sea, había una especie de devaluación. Egipto fue el granero del mundo antiguo: el regalo del Nilo. ¿Por qué? Porque en vez de conservar valor en moneda, todo el mundo invertía en elementos productivos, que durarían para siempre, como mejoras en la tierra y sistemas de irrigación.
    La prueba de que el sistema monetario tiene algo que ver con la riqueza, es que todo terminó abruptamente cuando el imperio Romano reemplazó la moneda egipcia, de estandard en grano, por su propio sistema monetario con intereses positivos. Después de eso, Egipto dejó de ser el granero más grande del mundo y se transformó en un país en desarrollo como se dice hoy en día.
    En Europa, siglos X–XIII, las monedas locales eran emitidas por señores locales y periódicamente eran recuperadas y reeditadas con un impuesto recogido en el proceso. Esa era una devaluación. Así, tener moneda era indeseable, como valor de reserva, porque dejaba de ser válida la moneda acumulada. El resultado fue un florecer de la cultura y un crecimiento y expansión del bienestar, correspondiendo al período durante el cual esas monedas locales eran usadas. Casi todas las catedrales fueron construidas en ese período de tiempo. Si se piensa acerca de qué se requiere en una pequeña ciudad para construir una catedral es simplemente fantástico!
    SvG. Las catedrales toman generaciones para ser construidas ¿verdad?.
    BL. No sólo por eso. Mas allá de los obvios roles de lo simbólico y lo religioso, que no quiero disminuir, deberíamos recordar que las catedrales también tenían una función económica importante: ellas atraen peregrinos, que desde la perspectiva del negocio, jugaba un rol similar al de los turistas de hoy día. Esas catedrales fueron construidas para durar para siempre y crear un flujo de dinero de largo plazo para las comunidades: esa fue la manera de crear abundancia para cada uno y sus descendientes por trece generaciones; la pruebe es que funciona esto hoy día en el negocio de las ciudades. Chartres aún vive de los turistas que visitan la catedral desde hace 800 años y que nunca se agotó. Cuando la introducción de la tecnología de la pólvora permitió a los reyes centralizar poder, en el siglo XIV, la primera cosa que hicieron fue monopolizar el sistema monetario. ¿Qué pasó entonces? No se construyeron más catedrales. La población era tan devota y cristiana en el siglo XIV y en el siglo XV, pero el incentivo económico, para inversiones de largo plazo, se había ido. El tema de las catedrales es sólo un ejemplo. Los relatos del siglo XII muestran cómo molinos y otros elementos de producción se mantuvieron en un extraordinario nivel de calidad, con partes que eran reemplazadas antes que estuvieran gastada.
    Estudios recientes revelaron que la calidad de vida para el trabajador, en el caso de Europa, fue altísima en los siglo XII y XIII. Más altas aún que hoy día cuando, al no poder mantener ahorros en forma de monedas, se los debe invertir en algo que pueda producir valor en el futuro: esa forma de dinero creó una extraordinaria explosión.
    SvG. De todos modos, ese fue un período en el cual el cristianismo era hegemónico en Europa. ¿Cree Ud. que el arquetipo de la Gran Madre estaba siendo reprimido?
    BL En realidad, un símbolo religioso muy interesante, que se volvió dominante en esa época, fue la famosa Madona Negra. Hubo centenares de esas estatuas durante el período del siglo X al XIII. Eran, en realidad, estatuas de Isis con el niño Hodes sentado en su falda, directamente importado de Egipto durante las primeras cruzadas. Su silla especial, vertical, era llamada cátedra. De ahí viene la palabra cátedra actual y de forma muy interesante, esa silla era el exacto símbolo que identificaba a Isis en el antiguo Egipto. Las estatuas de las Madonas Negras también fueron identificadas, en la época medieval, como el Alma Mater, para referirse en América a algunas universidades relevantes. Las Madonas Negras eran una continuación directa de la Gran Madre, en una de sus formas antiguas. Simbolizaban el nacimiento y la fertilidad, la riqueza y la tierra, el espíritu encerrado en materia antes que las sociedades patriarcales separaran el espíritu de la materia. Así tenemos una vinculación directa entre dos civilizaciones, que crearon sistemas de moneda con interés negativo creando niveles de abundancia inusuales para personas comunes: Egipto antiguo y Europa de los siglos X al XIII. Estos sistemas monetarios corresponden, exactamente, a una forma de honrar aquel arquetipo.
    SvG. ¿Qué potencial ve Ud. para monedas locales en el sentido de traer al arquetipo de la Gran Madre de la bondad y la generosidad a nuestras economías actuales?
    BL. La cuestión más importante, que la humanidad tiene hoy por delante, es la sustentabilidad y las desigualdades y quiebres en la comunidad que son tensiones que resultan en violencia y guerra. Es posible atacar ambos problemas con la misma herramienta, haciendo una creación consciente de sistemas locales que reforzarán, al mismo tiempo, la sustentabilidad y la comunidad.
    Significativamente, hemos observado, en las décadas pasadas, un claro despertar del arquetipo femenino. Eso está reflejado no sólo en los movimientos de mujerwa, el aumento de las preocupaciones ecológicas o en la nueva epistemología que reintegra espíritu y materia, pero también en tecnologías que nos permiten reemplazar jerarquías por redes, como es el caso de la Internet. Si agregamos, a estas tendencias, el hecho de que, por primera vez en la historia de la humanidad, tenemos tecnologías de producción para crear una abundancia sin precedentes, todo eso converge en una extraordinaria oportunidad de combinar el hardware de nuestras tecnologías de la abundancia con el software de los cambios de arquetipo. Tal combinación nunca se ha permitido en esa escala a esa velocidad. Actualmente nos permite diseñar sistemas monetarios con conciencia, de modo que él trabaje para nosotros y no nosotros para él. Propongo desarrollar sistemas monetarios que nos llevarán a alcanzar la sustentabilidad y la comunidad, curando a nivel local y a nivel global. Estos objetivos están en nuestras posibilidades en el tiempo de una generación, que los materialicemos o no, dependerá de nuestra capacidad de cooperar, unos con otros, y, conscientemente, inventar nuestro dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *