CON LA EXPANSIÓN DE LA INDUSTRIA DEL “SHALE” CRECEN LOS RIESGOS ECOLÓGICOS

Shale gas EROILa extracción de crudo y gas no convencional, hasta ahora liderada por Estados Unidos y Canadá, se extiende a países con regulaciones más laxas, lo que aumenta el peligro de accidentes. El principal peligro es la contaminación de aguas subterráneas.

http://www.cronista.com/financialtimes/Con-la-expansion-de-la-industria-…

Javier Blas – A medida que la revolución del shale en el petróleo y gas natural se extiende más allá de Estados Unidos y Canadá, el sector energético debe aprender una importante lección que ha dejado la industria nuclear.

Durante décadas, la frase ?un accidente en cualquier parte es un accidente en todas partes? ha sido el aforismo que expresa el temor de la industria nuclear a que un gran incidente local pueda descarrilar toda la industria atómica global.

David Sandalow, hasta inicios de este año subsecretario del Departamento de Energía de Estados Unidos, cree que esa máxima de la producción de energía nuclear debería también aplicarse a la industria del shale (que abarca tanto crudo como gas no convencionales).

Sandalow, que ahora se desempeña en el nuevo Center on Global Energy Policy de la Universidad de Columbia, sostiene que una reacción violenta mundial contra la producción de shale podría tener severos resultados para la industria si la fracturación hidráulica (conocida como fracking) provoca la contaminación de los acuíferos subterráneos.

Hasta ahora, la industria del shale se ha desarrollado sin grandes problemas en Estados Unidos y Canadá, que actualmente son los únicos países que están produciendo crudo y gas natural no convencional en cantidades comerciales, según el Departamento de Energía norteamericano.

Pero varios incidentes relacionados con la contaminación de aguas subterráneas en la cuenca de Marcellus, en Pennsylvania, generaron preocupación. La posibilidad de que un único accidente tenga un efecto muy negativo sobre el crecimiento de la industria es particularmente importante ahora que la revolución del shale se vuelve global.

La advertencia de Sandalow tiene mucho sentido: la producción de shale reúne una colección relativamente joven de tecnologías y la contaminación de aguas subterráneas se produce fuera de la vista de la gente. Y a medida que la extracción de petróleo y gas no convencionales se introduce en nuevos lugares como China y Rusia, donde rigen regulaciones menos exigentes que en Estados Unidos, los riesgos son mayores.

Pero la idea de Sandalow de que ?un accidente en cualquier parte es un accidente en todas partes? debería aplicarse a la industria del shale recibe críticas. Quienes no coinciden con esa visión recuerdan que el derrame de petróleo de BP en el Golfo de México no provocó una reacción violenta global contra las perforaciones offshore. Tampoco después del accidente con el buque petrolero Exxon Valdez. Sin embargo, ambos incidentes golpearon el desarrollo de la industria del petróleo, lo que condujo a nuevas regulaciones en todo el mundo. Con la producción de shale no sucedería nada diferente.

El ritmo del incremento en la producción de petróleo y gas no convencionales sorprende constantemente desde que la perforación horizontal y la fracturación hidráulica se emplearon por primera vez en las formaciones rocosas de Estados Unidos hace diez años.
La pregunta es si otros países pueden replicar los éxitos norteamericanos en la perforación para extraer shale.

La producción de shale ayudó a ponerle tope a los precios del crudo cerca de los u$s 120 el barril.

También te podría gustar...